domingo, julio 31, 2011

ECUADOR SUB 20. EL DESARROLLO DE LOS FUTUROS PROFESIONALES DEL FÚTBOL.

Los muchachos dirigidos por Vizuete tiene una dura tarea en Colombia: llegar lejos como un imperativo para dar un claro aviso que las inferiores sí gozan del respaldo dirigencial, respaldo que sea el necesario para que estos muchacho mejoren en todos sus ámbitos: educacional, profesional, social, cultural, etc.

Y también es relevante que la decisión en su momento de dar por obligación que un sub 19 juegue en el torneo profesional de mayores ha dado esos resultados, que están a la vista: los jugadores son más aptos para enfrentar a sus rivales, dejar el miedo escénico, encarar su futuro sin temor entre otros. Esto ha permitido que equipos como El Nacional, Valle del Chota (este en la Primera "B"), sigan fortaleciendo esa línea, que era descuidada, y aunque hoy todavía goza de ese descuido de algunos equipos, como por ejemplo el Barcelona, que le dan la prioridad más por no tener de donde recurrir (al grado de dejar ir a la "Sombrita" Hurtado a Argentina), la gran mayoría de clubes da énfasis en la prioridad que es el futuro de estos muchachos; sería ilógico e irreal pensar en que no hay ganancia de por medio, pero las instituciones formales, como la FIFA, salvaguardan tanto los intereses de jugadores, como de clubes y empresarios deportivos; esta simbiosis es una manifestación de que el fútbol ya tiene una tendencia a su profesionalización, pues todavía hay manejos artesanales en este aspecto, pero la funcionalidad nos da una explicación en que a medida de que todo va siguiendo desarrollándose, se dará mayor trabajo en lo que lo integral, tanto para los jugadores, como para los clubes deportivos que lo manejan.

Esperemos un excelente Mundial sub 20 en Colombia por parte de los dirigidos por Sixto Vizuete, y que también sea una oportunidad de dar un jalón de orejas a los dirigentes deportivos de que hay mucho potencia en los directores técnicos nacionales; tanto también manejen el carácter necesario para hacer respetar las jerarquías que una estructura formal requiere para su perfecto funcionamiento; siempre en respeto claro a los rivales.
Publicar un comentario