jueves, enero 03, 2008

PENSAMIENTO ECONOMICO DE ARISTOTELES

En La Política, al igual que en el proyecto platónico, se sigue concediendo especial importancia a la Ética en la búsqueda del Estado Ideal. Sin embargo, es mérito de Aristóteles el haber introducido nuevos elementos significativos para la construcción de un Estado capaz de satisfacer las necesidades sociales; la Economía, particularmente, comienza a ser tenida en cuenta como elemento esencial de la vida social y política.

Aristóteles, que nunca admitió el primero de los Estados Ideales, el diseñado en La República, estuvo más cerca del Segundo Estado Ideal, el que figuraba en Las Leyes, por ello, siempre rechazó la institución de la comunidad de bienes y mujeres entre los guerreros. Nunca compartió los criterios platónicos respecto de las limitaciones de la propiedad y, por el contrario, sostiene que la propiedad privada es el estímulo indispensable para el desarrollo de la producción.

No deja de reconocer que es a causa de la desigualdad económica entre los hombres que se provocan los conflictos y revoluciones.

Manuel Agustín Aguirre en su "Historia del Pensamiento Económico", aprecia cuatro aportes de Aristóteles al desarrollo del pensamiento económico.

a) El que se refiere al campo de la Economía.

Dentro de la Economía distingue dos partes: La Oikonomía, o economía doméstica y, La Crematística, cuyo fin es el enriquecimiento, el afán de lucro, el comercio, el préstamo con intereses, etc.

b) La teoría del valor.

Fue el primero en darse cuenta de la existencia de dos valores en una misma mercancía. "Un zapato puede a la vez servir para calzar el pie o para verificar un cambio".

El Valor de Uso, determinado por la capacidad natural que tiene un bien para satisfacer una necesidad y el Valor de Cambio, que es la capacidad de un bien de intercambiarse en el mercado por dinero.

c) La teoría de la Moneda.

Realiza un minucioso estudio de la historia del intercambio, desde el trueque a la utilización de los metales preciosos como moneda. La moneda para ser un medio de cambio, dice, debe ser una mercancía como cualquiera otra y por ello, debe tener un valor intrínseco, propio, que le permita compararse con las demás mercancías.

Es partidario de la corriente metalista de la moneda a diferencia de la corriente nominalista de Platón.

d) Lo relativo a los intereses.

En una época que el comercio había alcanzado en Atenas un importante desarrollo, resulta bastante extraño que Aristóteles se haya pronunciado en contra de los intereses que debía ganar una suma de dinero prestada. El argumento principal para su oposición a los préstamos con intereses, es porque consideraba estéril al dinero, no produce nada y, por lo tanto, su cobro es un beneficio antinatural.
Publicar un comentario