jueves, enero 24, 2008

LO QUE NO DEBIERA SER...

Varias cosas, entre ellas 2 muy importantes que deseo señalar con mucho énfasis en estos días de acalorado ajetreo político nacional e internacional.

El primero es uno de los males más conocidos de este país: el culpar a otros de su desgracia. ¿Porque esto?, ya que algunos son pobres porque este tiene más dinero, no es solidario, ha usufructuado, ha esquilmado a la gente, no le ha dado, ¿Acaso ellos tienen que hacer millonarios al resto?, claro que, no, ya que ellos tienen que salir por sus propios méritos, si dicen que somos iguales, ¿Porque no salen igual o mejor que el resto?, esa falacia los ha mantenido pobres por sus propio esfuerzo, lo peor es que se enfrascan en esa lucha sin cuartel por arrebatar lo que no es de uno y adueñarse con derecho que jamás le han sido conferidos, y estoy hablando suavemente, ya que se llega al extremo de considerar culpable hasta a la mascota de nuestros problemas.

El segundo, y para no entrar en mayor detalle ni generar polémica: el asumir representatividades o hablar "a nombre de todos". Es importantes este asunto, ya que desde la vista maniquea (muy llevada en estos días), cada uno jala agua para su molino, y creen que asumiendo determinadas posiciones creen (eso es lo peor), que representan a una gran mayoría, lo más grave es que muchos de los que hoy hablan de representar a todo el mundo jamás han ganado un voto de confianza, expresado generalmente por autoridad conferida de manera personal (ejemplo que dé mi autorización a que hable uno por mí), o que se lance a candidato a cualquier cargo o función pública, sino que asumen posturas dignas de un festival de risa, en la cual van todos (ellos lo creen así), y dicen que van a nombre de raimundo y todo el mundo, sin importarles el más mínimo respeto a la capacidad y a la inteligencia humana, asumen posturas creyendo que alzando la voz van a lograr representar a un conjunto, que ni siquiera en algunos grupos (de asociaciones y federados x, y y z), se representan, cuando lo lógico es permitir que cada ciudadano asuma, de manera responsable, su propio liderazgo, y no permitiendo que otros se lo ejerzan sin su consentimiento tácito o expreso, de decidir a quien va y a quien no va, eso es, lo que debiera ser lo normal.

Es normal que se de prioridad a la conciencia, más no al conjunto de ideas que, en su mayor apogeo, estan erradas, por el simple hecho de que a pesar de que en democracia la o las mayorías son las deciden, no siempre estas son decisiones acertadas, casi siempre, más en la historia que se conozca de muchos países latinos, han sido totalmente errados, asi, que siendo este el mejor caldo de cultivo para el mal uso (lo digo con claridad), el nombre de "todos", lo único que se logra es generar divisiones y tensiones que solo benefician al que abusa de ese derecho. Esto por supuesto no quiere decir que este deslegitimando decisiones mayoritarias, sino que respetando el criterio personal.

Esto lo escribo con una simple lección: no usufructuar ni tomar posiciones sin consulta, sin autorización, sin permiso, respetando el criterio y la conciencia de los demás, sabiendo que, errado o no, es de beneficio o de perjuicio personal; Todo esto para la reflexión, para aquellos que siguen cometiendo el mismo error, a veces sin medir consecuencias...
Publicar un comentario