viernes, julio 10, 2009

ALTERNATIVAS METODOLÓGICAS PARA MEJORAR EL NIVEL DE CULTURA EN NUESTROS DEPORTISTAS.

Introducción.

En afán real de conocer las relaciones de poder que están dentro de toda estructura social, los deportes tienen un referente interesante y hasta epistemológico: recordemos los primeros juegos en la Antigua Grecia, donde se daba interés especialmente en el aspecto físico, aunque eso no implique que esa civilización de ese entonces fuese inculta; era, en ese entonces, la reunión de todos los atletas del mundo conocido en ese momento, no por tanto se han hecho grandes ideas sobre su pensamiento, hatea la famosa figura del discóbolo es un ejemplo claro de la importancia que tiene cualquier deporte para el desarrollo de los pueblos; obviamente muchos no le dan (y no le siguen dando importancia), por el simple hecho de que al participar en los deportes solo sirve para poder salir de la pobreza de la que algunos deportistas (con mucho énfasis en los futbolistas), solo la miran como una opción de salir de la vagancia, pero desconocen su importancia como símbolo atrayente de masas que han fluctuado de manera transnacional.

Es ilógico pensar en un deportista de estas características sin el previo desarrollo INTEGRAL de todas sus capacidades, ya que hay muchos, en la actualidad, que cuando les dan un a entrevista es como que si les van a atacar, miedo escénico, terror a las cámaras, "figuretismo", en fin...la cuestión máxima de todo ideario de un deportista está en su desarrollo cultural, en el caso del término en su sentido holístico, que le permitan mejorar su calidad de vida y su afán de lograr que una carrera como la del deportista (ya que para mí, el deporte es una profesión, y una de las mejores pagadas, en especial la del futbol), sea fructífera, ya que siendo está bien remunerada, implica mayor nivel de preparación, ya que en porvenir del deportista, está en riesgo muchas cosas, como por ejemplo su vida privada, su desenvolvimiento como personaje público, el buen manejo de términos, su capacidad de disertación del público, su manejo retórico y muchos, muchísimos más que le permitan al deportista, no sólo ser una pieza clave de ese engranaje llamado deporte como parte estructural de una sociedad (y aclaro esto, ya que hay voces que disienten que el deporte no forma parte de una estructura de poder de una sociedad), formando en los deportistas, no solo a un buen elementos en su área deportiva, sino también en su área cultural, ya que todos manejamos costumbres, hábitos y tenemos normas de comportamiento claves que nos permiten desarrollarnos como elementos formadores de una sociedad, además de que un deportista bien preparado culturalmente, puede ser un gran representante de sí mismo, de su club/asociación/país que represente en determinado momento de su vida.

Desarrollo del tema.

Mi propuesta va en varias sendas, ya que sería impensable creer que la capacidad de un determinado grupo de personas estén realmente capaces de considerar un resultado mediato, pero soy optimista.

En primer lugar el hogar de muchos deportistas, en especial futbolistas (de primer nivelen gran parte de los casos, ni siquiera pensemos en los de primera B ni de segunda categoría) pesa el hecho de que salen de hogares cuya capacidad adquisitiva les permite SOBREVIVIR con apenas un dólar diario, ni siquiera tienen la capacidad de hasta poder ir a su lugar de entrenamiento (no en vano muchos futbolistas desean salir de la pobreza por dicha vía); ven en este deporte su salvavidas y el salvavidas de su familia, en muchos casos se tiene que dopar (se dieron 2 casos particulares de determinados deportistas que lo hicieron para poder aguantar en hambre); es tal el grado que muchas autoridades del futbol han sido permisivas (en un club de futbol saben que, bien antes, muchos futbolistas de las menores de sectores pobre de Guayaquil venían así no porque fuera su vició, sino como manera de aplacar el hambre), y no han hecho nada hasta el día de hoy para remediar esa situación, pregunto, ¿Existen trabajadores sociales en los equipos y asociaciones de deportistas en la mayoría de clubes del Ecuador? La verdad sería mentir si contesto afirmativa o negativamente; pero propongo que cada club, asociación, centro cultural, tenga un trabajador/promotor social para conocer la realidad sociocultural y económica que viven muchos de esos deportistas, como mencioné antes, la mayoría futbolistas, que desesperados, buscan una ruta de escape sin ninguna herramienta que los ayude.

Esta propuesta está enmarcada en el principio de autoridad que se ejerce dentro de las instituciones sociales, que tiene por objetivo el desarrollo de las potencialidades de cada integrante de aquella, su afectación también se da en el marco regulatorio de las relaciones públicas y privadas del club y del jugador, ya que, sí un deportista no esta preparado y por cosas de la vida logra la fama, este podría perder la capacidad de direccionamiento de sus objetivos por su escaso conocimiento debido a su lugar de origen; es muy probable que esta propuesta sea medio discriminadora, pero este objetivo, desde la observación sociológica de las relaciones sociales, implica que, a TODOS los que integran dicha institución, tengan la plena certeza de que donde laboran o son parte, les va a dar un apoyo social que les permita sacar ese diamante que cada uno tiene; así también logramos desarticular la pobreza por medio de esta vía. Por demás en este apartado también nos da una pauta elemental del desarrollo de dichos deportistas: su hogar.

En segundo lugar está el lado familiar/vecino-comunal en donde el joven se desenvuelve. ¿Qué tanto influye la amistad en la forma de pensar de los jóvenes?, es mucha, sin embargo, como se sabe, hay mucha información sobre familias y matrimonio, pero muy poco de amistad, aquí daré una o varias ideas de sugerencia con el propósito elemental de saber cuál es el grado de desarrollo que el joven deportista tiene de acuerdo a SU visión de "sus" amistades, ya que es muy diferente, desde el punto de la estratificación social, establecer una amistad desde la mirada de un médico que de un deportista. La estratificación es una clasificación de grupos de personas que perpetúa remuneraciones económicas y poderes desiguales en una Sociedad. Es fundamental considerar este elemento dentro del desarrollo integral de deportista, ya que, desde la mirada del "otro" y su condición de ser "un vago y mantenido por el Estado", se lo disgrega, y con él a sus familiares, su interacción simbólica con sus amistades, que pueden no verse afectados en primera instancia, pero última, y como medio de despresionarse de la realidad, embargan la problemática "suya" a su amistad, por medio de de ser parte en grupos de pertenencia o también induciéndolo a los vicios como el alcohol o las drogas para "escapar" de esa disgregación que es realizada por la Sociedad misma...

¿Cómo tratar de mejorar esta relación sin que la presión de la Sociedad los corrompa?, siempre he sostenido que la corrupción es parte inherente del ser humano, es inevitable, hasta en el más mínimo detalle nos corrompemos, pero eso no quiere decir que no evitemos eso, ¿Cómo lograrlo?, mejorando, con ayuda social (Y sosteniendo la primera alternativa), las relaciones afectivas-emocionales que involucren directamente en la comunidad en la cual se desenvuelve el joven deportista, ya que sería un discrimen (y un error), ayudar SOLO a la familia del mismo, cuando, si se está en capacidad de lograrlo, empoderar a toda la comunidad con diálogos (suena medio ideal, pero es casi sencillo, aunque complejo a la vez), para poder conocer la problemática de dicha comunidad, ya que se puede conocer más de lo que es y uno deduce por simples conjeturas. Este marco de dialogo estaría forjado a establecer conexiones de reciprocidad tal en donde el que lo realiza puede llegar a la conclusión de que no solo el joven salga beneficiado, sino algunos jóvenes que, en si interés (y aprovechando esa necesidad), se los apoye para que puedan ser parte también de sus asociaciones, clubes; también conocer la relación de la familia del joven deportista con la comunidad, ya que se puede conocer que esta no tenga buena relaciones con la misma, las típicas rivalidades vecinales nunca están de más conocerla para conocer el grado de conflictividad del joven deportista y su capacidad de asociación dentro de la comunidad.

En tercer lugar nos topamos con una realidad bastante interesante, ¿Cual es la Instrucción que los deportistas tienen?, hay, en la mayoría de los casos, y en especial futbolistas que provienen de estratos sociales pobres, un nivel muy bajo apenas han terminado la primaria y buscan, como mencioné, entrar al futbol como una manera de salir de la pobreza en la que vive; en algunos otros deportistas también hay estas falencias, sin embargo, por su poco "mediatismo" que generan no son tan conocidos los casos, aunque en algunos boxeadores se han dado casos así (1 en especial). En este apartado como es obvio, trato d ver la realidad desde un punto de vista más honesta, ya que si un deportista no está preparado en el aspecto de instrucción académica, ¿Cómo podrá asumir algunas ideas de cómo podría afrontar a futuro su salida de su carrera deportiva?; la carrera del deportista en algunos casos es muy corta, e implica preparación, y en este sentido muy pocos clubes/asociaciones dan apoyo a sus deportistas para dicho desarrollo, no sorprende que fallen hasta para hablar ante la prensa cuando les dan una entrevista o generen tanta muletilla; su déficit es tan malo (en los casos), de que mal usan sus ganancias del deporte en cosas superfluas que a la larga no les servirán a futuro, obviamente que con el dinero que ganen pueden hacer lo que quieran, pero bien direccionado pueden invertir en negocios o seguir una profesión alterna a la de deportista.

Mi idea va en 2 sentidos: desde el hogar (en el aspecto auto educativo), y desde la vista del club/asociación. La primera es elemental, pero lamentablemente, y como ya dije, muchos hogares sobreviven con apenas un dólar que ni siquiera les alcanza para comer, peor se piensa en "gastar" en mandarlo a los chicos a la escuela/colegio. La familia tiene, en ese sentido, una gran responsabilidad, y aunque su complejidad implica riesgos, manejar el tema realmente, ya que ellos desde la óptica sensata necesitan tener ingresos y la mejor manera es lograr darle una oportunidad laboral, aunque el discrimen es muy grande, y por ser de estrato pobre no tienen trabajo; en este punto probablemente entre el club/asociación quien, podría generar un beneficio a la familia y al chico deportista, creando escuelas de formación educativa dentro de sus clubes o invirtiendo en ellos en su preparación, en los 2 casos vale bien la formación de los jóvenes deportistas, ya que no solo los beneficia a ellos y sus familias, sino también el club/asociación se beneficia; en la actualidad a nivel sudamericano hay muchos equipos de futbol que forman no solo al deportista, sino también a la persona en su instrucción, y casos conocidos son los de River Plate o Boca Juniors de Argentina, Colo Colo de Chile y en el Ecuador la Liga Deportiva Universitaria de Quito que tiene el apoyo de la Universidad Central en la formación de sus valores en el aspecto académico. Fundamental, ya que todo trabajador que forma parte de una empresa la representa a la misma, no es saludable que, una Institución deportiva de cualquier índole, tuviera deportistas que, como mencioné, no sepan ni siquiera el manejo elemental de la cámara y el micrófono.

En cuarto lugar nos referiremos al periodismo deportivo. ¿Cuán puede influir culturalmente en la ciudadanía y los deportistas dicho sector de la Sociedad? Sin dudarlo un solo segundo, y como en un escrito mencioné, siempre las personas se alinean de acuerdo a opiniones que se dan en los medios. Cosa muy normal. Actualmente ante el énfasis de los medios deportivos al futbol (como es normal, ya que la tradición se impone), el futbol tiene casi el escenario copado en lo que tiene que ver con información deportiva; los medios deportivos pueden servir elementalmente para lograr que un deportista pueda salir del un mal rendimiento por medio de las opiniones y las críticas que se fundamenten sobre su desempeño, pero también pueden caer en la tendencia del fanatismo, como en el caso actual del Barcelona S.C, en la cual un grupo de hinchas han reclamado (hasta con amenazas), el rendimiento de determinados jugadores, esto puede influir directamente en el aspecto cultural de dichos futbolistas, ya que se sentirán inseguros en el desenvolvimiento del trabajo que realizan; pero gran parte de culpa por su incultura del tema a determinados medios deportivos quienes, desde su tarima, incitan a "no ir al estadio o "si lo hacen lleven pañuelos blancos". Grave. En Argentina se tiene referencias de que el nacimiento de las barras bravas se dio por el fanatismo desde el micrófono, aunque el caso allá es muy complejo por el ideal de "multiidolatría", ya que no solo hay un equipo que goza de idolatría, sino son muchos...En el caso Ecuatoriano implica riesgos, tales en el caso de un niño fallecido hace poco en el estado Monumental de Barcelona, gran parte culpable por el incitamiento de la prensa deportiva a un "duelo a muerte" entre 2 barras, ahora la pregunta que haría es, ¿Puede ese periodismo deportivo influir positivamente en la ciudadanía y la hinchada a observar un partido de futbol de manera sana?, claro, en casos el fetichismo llega al extremo de considerar que aquí se podría dar barras bravas, en lo personal no veo un escenario así, aunque si hay indicios de vandalismo de parte de un grupo minoritario que pretenden generar temor en aquellos que van al estadio no como hinchas, sino como aquellos que desean entretenerse como cualquiera. ¿A qué se debe ir? La idea es que se tenga en cuenta de parte del periodismo que tiene la capacidad de movilizar a grandes masas para poder "incitar" a realizar un acto determinado, acto tal que puede ser positivo o negativo, y algo que debe influir en la cultura del deportista en el Ecuador es que, desde dicha tarima, aupar a la preparación del joven en el aspecto deportivo-educativo con el único fin de no caer en la tentación de dejarse "amenazar" (sí así se admite el término), y lograr un deportista (no solo del futbolista, sino general), capaz de asumir una posición determinada que le permita a la hinchada y a la no hinchada a considerar el deporte como algo fundamental que sirva, no solo para el crecimiento del deportista como tal, sino para mejorar el espectáculo concerniente como tal y que no influya el fanatismo en el accionar de la relación deportivismo-ciudadanía.

Aquí también (y como complemento al cuarto punto), me refiero al hincha, ¿Es posible un hincha racional que permitan repensar al deportista en todo su desarrollo?, es fácil hacer críticas, criticas que, sin el fundamento necesario, se convierten en meros cuestionamientos que reducen el nivel de cultura de nuestros deportistas, ¿O es que acaso los gritos, ofensas racistas, ect., no afectan el rendimiento, tanto cultural como deportivo del deportista?, quien diga lo contrario es mentir (en caso engañar), ya que he notado (desde mi vista como no hincha, sino como aficionado), la excesiva agresión verbal que muchos futbolistas de Barcelona sufren (y en el peor de los casos a veces cuando ganan holgadamente), ¿No lo afecta socioculturalmente al deportista?, lo rebaja, lo desprecia, lo desestimula y, obviamente, el rendimiento es el menos esperado; mi ideal es que se dé el caso del “hincha racional” (utopía hasta cierto punto), que tenga la capacidad necesaria y real de cuestionar con argumentos, no solo el nivel deportivo de los deportistas, sino también en su desenvolvimiento como persona PÚBLICA, ya que no es posible que la hinchada y no hinchada de cualquier deporte nos merezcamos deportistas que no sepan ni siquiera escribir, y en los puntos antes mencionados es elemental su desarrollo, además de que esa utopía mía sea también para desarrollar al deportista como profesional en sí, y no solo tener al deporte solo para salir de la pobreza o como último recurso en la vida de una persona.

Connotaciones políticas en el desarrollo deportivo.

Una vez escuché que el deporte puede servir de tarima política para algunos deportistas. Sí, si el deportista puede desarrollarse como tal pudiera ser un paradigma digno de representación, aunque obviamente estar en el deportivismo ya hay una "connotación" de esa índole. Ese poder que se le otorga como conocido le da esa idea de Política, no hay que olvidar que la política es la ciencia del poder, y, como es obvio, el deportista es un poder frente a la ciudadanía, ya que se hace conocido, crea influencias directas e indirectas sobre la opinión, recordar la capacidad que tuvo José Francisco Cevallos en atraer personas cuando se dio la final de la Libertadores en el 2008, o la de Jefferson Pérez y sus opiniones sobre la Asamblea Constituyente del año pasado son muestras claras de dicha idea mencionada.

¿Política y deportivismo junto?, pero no tan revueltos, las políticas que se den dentro del desarrollo del deportivismo son esenciales ya que, permiten ejecutar algunas de las ideas que son necesarias para desarrollar alternativas culturales para los deportistas en el Ecuador, no en vano existe el ministerio de deporte (aunque se lo conoce más actualmente por su mal manejo en el área), aunque eso no impida que desde esa tarima se puedan aportar fundamentales ideas, tal vez como el mejoramiento de las escuelas y/o institutos deportivos, enfocándolos no solo para desarrollarlos deportivamente (en este sentido, y en el futbol, el Ecuador debe mucho su proceso de preparación de los futbolistas a ese camino dado desde los 90's y que se consolidó con la llegada al primer mundial, hoy el futbolista ecuatoriano es muy cotizado por eso), sino también educativamente, darle el conocimiento real de sus valores, crearles en ellos el sentido de pertenencia de acuerdo a su origen, ect.

Cultura "deportiva" del deportista.

Un tema relevante, y que se lo ha tocado de manera específica es, ¿Cual es la cultura "deportiva" del deportista?, ¿Realmente la tienen en el Ecuador?; se sabe, por ejemplo, que la mayoría de deportistas argentinos son malos en asumir su derrota (muy en especial el futbolista) basta recordar las muchas veces en la que una vez puesta su medalla de segundo lugar, se la quitan de manera inmediata; o la de los italianos quienes tiene por "costumbre" lastimar el buen juego en el campo de futbol (eso también tienen los argentino); ¿Que pasa en Ecuador?, hasta el día de hoy no se ha conocido caso similares, aunque en el espectro holístico del deportista ecuatoriano es indispensable el manejo básico, no de normas, sino de pautas mentales que sí saben darse, como el extender la mano al jugador caído, o el manejo del juego limpio (fair play), o saber reconocer la superioridad del el rival o los rivales (en todo deporte); toda esta amalgama de situaciones culturales deportivas del deportista son sinónimo de desarrollo integran del deportista, sin embargo, en ese trabajo elemental de instrucción y educación que se reciba, es importante el respeto al derecho ajeno (y no literal en el término), sino por el derecho al respeto de la opinión del otro; de la capacidad de los deportistas a crear esa "cultura deportiva" que los impulse a mejorar sus relaciones sociales con sus colegas (como profesionales en el término exacto), y sobre todo, lograr que la hinchada, la no hinchada, el periodismo, las familias de los deportistas vean en ellos ejemplos para la cohesión social de todo ese espectro señalado.

Conclusión.

Es esencial, dentro de todas las ramas del deporte, crear conciencia de la capacidad que las personas pueden generar (y en amplio espectro), sus potencialidades: desde el económico, pasando por lo social, hasta el de salud y de integración; motivados por el deseo de que, dentro de toda sociedad, en cualquiera, el deporte no solo sirva como medio de entretenimiento (que es lo primero de todo), sino también como factor desarrollador sociológico de las relaciones sociales y del “yo” como elemento natural de toda sociedad.

La aspiración de todo deportista es ser reconocido a nivel nacional e internacional, pero, ¿Cómo lograrlo si no tiene las herramientas básicas para su crecimiento como tal?, una vez más menciono al deporte como una profesión y no como un medio para solo salir de la pobreza, por eso mi aspiración es dar ideas sobre cómo profesionalizar al deportista y darle a conocer su cultura (en claro, todos somos cultos, aunque la visión cienticísta diga lo contrario), y lograr crecer no solo como tal, sino como persona y ser humano.

Notas y observaciones:

- El abarcamiento del “todo” (en el trabajo usó el término “holístico”); tiene que ver con todo el engranaje social y deportivo que tiene que ver dentro de la cultura de una Sociedad. Engaño pensar que sí, durante el trabajo, busco soluciones (el título del trabajo es alternativas), lo pongo en mi lenguaje “sugerencias”, es mucho más pragmático y concreto, sin decir que no es alternativa, pero al plantearla como tal se da una pauta de “solución”, lo pongo, mejor como ayuda.

- Durante el trabajo menciono al “joven deportista”, no me refiero en singular a alguien, sino a un todo (dando razón a lo holístico).

- La mención de la “ciudadanía” implica un grado casi político, es innegable que casi todas los clubes/asociaciones tienen una connotación política (hasta manejo político en algunos casos), y es también innegable que, en ese tarimerismo (así llamo a la(s) costumbre(s) de ganar votos por medio de el uso de una institución), se busquen espacios con el objetivo de ganar influencias, para beneficio personal o del club/institución.

- La integralidad en el deportista solo se puede lograr con la ayuda de varios frentes, sin embargo, el estudio sociológico puede determinar el origen y sus consecuencias, en primera y en última instancia, y reaccionar de manera más inmediata al la problemática del asunto.

- El deportista como deportista solo puede darse entendiéndose como tal, o sea un profesional.

- La concepción “hincha racional” es un término que lo construí debido a mis observaciones, ya que muchos “hinchas” hablan y solo critican sin fundamentar sus posiciones respecto, desconsiderando, en muchas ocasiones y como error fatal, la opinión de aquellos que no son hinchas, pero que fundamentan sus opiniones; tal el grado que con la asistencia a un escenario deportivo, estos (los hinchas), teniendo la observación, se dejan guiar por el sentimentalismo. ¿Puedo hacer realidad esta UTOPÍA?

- Las notas y observaciones son para sostener las ideas, alternativas y sugerencias emitidas en el trabajo, por tanto no son seguidas al pie de letra (o nota al pie de una idea esbozada en la misma).

- Mi “repetitividad”. Esta la sustento en el hecho de dar énfasis al tema.






Fuentes:

- Introducción a la Sociología de Richard T. Schaefer, sexta edición, La estratificación social, páginas 177-212, Mc Graw Hill.


Publicar un comentario