viernes, septiembre 18, 2009

ARGENTINA Y SU FÚTBOL: EL LÍMITE ENTRE LA VERDADERA IDOLATRÍA FUTBOLÍSTICA Y EL OSCURANTISMO FETICHISTA IRRACIONAL DE "SU" IDOLATRÍA.


El caso de la selección argentina es muy particular, en el sentido de que, actualmente, está siendo dirigida por el mítico Diego Armando Maradona, el cual ha asumido (valga decirlo), con bastante coraje la dirección en su momento y esta (Con ese mismo sentimiento), al frente de la albiceleste cuando está en peligro su clasificación al mundial de Sudáfrica en el 2010. Los medios argentinos tuvieron la mañosería de auparlo, ahora están en crisis, sin respuesta ante la deficiente (Yo diría nula), capacidad de esta selección de poder encarar la situación que se le avecina, ya que entre el 10 y el 14 de octubre del año en curso, se acaban las eliminatorias, y hasta este momento Argentina peleará repechaje con la selección de Costa Rica. Cosa extraña por demás, ya que sería un fuerte golpe de la Albiceleste no clasificar a dicho mundial, las connotaciones serían graves; aunque no sería la primera vez, Argentina sufriría un duro golpe a nivel mediático, ya que el mundo globalizado (Como nunca antes), sería testigo de que la tierra del tango y del peronismo se quedará sin mundial; la connotación sería más fuerte si Brasil no fuera, pero también Argentina a estado acostumbrada a ir a los mundiales y su posición frente al mundo sería de terribles consecuencias.

La primera: a nivel de medios, los argentinos no están conscientes de ver el mundial por TV, sabiendo que fueron ellos que los catapultaron a dicho cargo a Maradona; abandonar el barco en estos momentos es un mal presagio y signo de que no estuvieron acordes al momento y su posición frente a los espectadores sería muy delicada, ya que no sería raro que desde la opinión del público se empezará a cuestionar ese status quo que aupa a la mediocridad y sostiene un sistema lleno de corrupción desde los más altos niveles del deporte en general.

Segundo: Messi o el mesianismo en su máxima expresión: se considera que este jugador, del F.C Barcelona era el indicado para dirigir a la albiceleste a Sudáfrica, pero cuando se enfunda la de Argentina cambia totalmente y no es el mismo que cuando se pone la azulgrana; algunos creen que es un problema y que no es el mismo rendimiento con un equipo o club que con una selección; aunque esto es cuestionable, el hecho es que con Argentina Lionel no ha asumido su verdadero rol, pero no es el culpable: solo es la consecuencia de un problema de origen en que creen que todo lo resuelven los "del exterior", pero olvidan también que Maradona tiene sus preferencias, ya que para mí, no es válido eso de que la cancha no es buena, sino que no juega en la de River Plate solo por cuestión personal (Maradona es hincha de Boca Jrs.).

Tercero: ¿Han pensado los argentino en contratar a un técnico no argentino? Inglaterra probó que, a pesar de tener la mejor liga del mundo en la actualidad, su selección no daba pie con bola, por lo tanto, y ante tanta prueba, la decisión de contratar al italiano Fabio Capello al inicio fue cuestionada, pero con resultados ha logrado consolidar un equipo fuerte que podría tener la capacidad de pelear la copa del mundo, con un orden táctico natural de los italianos, pero explotando el talento indiscutible de los ingleses, a puesta a esta selección en el mundial sin apelación alguna; Argentina no lo hace no porque no tenga excelente técnicos, los tiene, pero el hecho de que su "orgullo" los lleva a fetichizar que no hay mejores que ellos. Ese oscurantismo no puede tener nefastas consecuencias por el hecho de que puede perder mucho si no logra cambios, hoy todo el mundo ve el futbol gracias a la globalización que sufre el mundo; y abstraerse de esa realidad sólo porque son los "mejores" es una irracionalidad que puede costar caro.

La idolatría en el fútbol puede lograr muchas hazañas, o desencantos, como el que sucede actualmente en Ecuador con Barcelona S.C de Guayaquil, que está en peligro de perder la categoría mayor del futbol ecuatoriano; así mismo, fetichizar su idolatría en base a la irracionalidad de no ver que el mundo ha cambiado, puede repercutir hasta en la valoración del futbolista en el extranjero, ya que todo eso pesa, y puede tambalear el bipolarismo Brasil-Argentina (Muchos llorarían de felicidad por ello), todo es cuestión desde donde y quien mire las cosas para su beneficio.
Publicar un comentario