martes, octubre 27, 2009

LA RELIGIÓN COMO MEDIO PARA LA SOLUCIÓN O LA EVASIÓN DE CONFLICTOS Y/O PROBLEMAS COTIDIANOS.

La religión, cuando asume un papel de mediador de conflictos, tiende a generar que los intereses que estan o esten en disputa se concilien, pero esta manteniendo latente o simplemente difiriendo dicho conflicto; la cuestión de la resolución de dichos conflictos no debiera (ser, en primera instancia) estar supeditada a la fe, sino en la política, ya que el poder, desde todo punto de vista, deba ser quien dirima y logre establecer pautas para la consecución de uno o varios intereses que esten en común acuerdo dentro de la sociedad, muy en particularmente los que atañen a la opinión general y sean de interés público, por eso es muy particular el asunto de las relaciones personales y familiares que una persona tenga dentro de determinado contexto social que, permitendo que esta se alinee en determinada situación, tal el caso que muchas veces las situaciones cotidianas que vivimos tratamos, por lo general, no buscar una solución por la vía conveniente (o políticamente correcta), sino que se asume como valedera (cuando pudiese ser), la opción de la cuestión religiosa dentro de la vía resolutoria de conflictos, lo cual es subjetivo por donde se lo vea, pero sin duda puede acarrear problemas serios de identidad política en el sentido que no se podría apelar a cuestiones como los tipos de comunicación para poder dirimir los conflictos; en estos casos, la apelación a la cuestión religiosa tiene muchos que ver con la "fe" que tanto las personas ponen en determinada doctrina la resolución de dichos conflictos, como violencia intrafamiliar, drogadicción, alcoholismo, el problema del pandillerismo, ect.

El problema generado dentro de la adopción de una religión como vía resolutoria de conflictos emana en el hecho de que puede alienar al individuo de su situación "real" de convivencia pacífica y armónica que debería ser en toda sociedad políticamente ordenada, ya que esta debe ser parte fundamental de toda cultura de un individuo, pero como dirimente de asuntos en donde la o la(s) cuestión(es) públicas deja mucho que desear, ya que apela a un sentido más de control sobre individuo en el sentido de manipulación de la fe que como ente generador de pensamiento; también es imposible pensar en la posibilidad de dar un voto de apoyo a determinados sectores religiosos que asumen como propios cuestiones en las cuales se toma partido como si fuese que estuviésemos en la Época Medieval, en donde la sociedad era totalmente estamentaria y petrificada, sin opción a cambio y en la cual las instituciones religiosas vetaban toda posibilidad de cambio y prohibían el libre pensamiento; en el Ecuador se vivió esa idea cuando se "ideologizó religiosamente" (tanto que se abordó desde la acción temas de moral individual como prioritarios antes que asuntos públicos o cuestiones sociales) un tema tan importante como la aprobación de la Carta Magna aprobada en Montecristi hace aproximadamente un año, esta situación hizo que temas polémicos como la homosexualidad, el matrimonio entre los mismos y el aborto sean temas de relevancia para la sociedad ecuatoriana, lo son cuando estos temas son debatidos en el sentido científico del cual deben ser tomados, sin embargo, estos fueron tomados como lanza con el único propósito de evadir cuestiones públicas que, en última instancia, decidirán a todo el conglomerado de una sociedad; de que los temas mencionados al inicio son decisivos, por supuesto, pero estos deben dirimirse individualmente, ya que es una cuestión privada que atañe única y exclusivamente al individuo y como mencioné, cuando se lo toma a nivel general, debe hacérselo en la esfera pública correspondiente.

Se asume por otra parte que, individualmente, la objetivización de todo el conglomerado debe estar guiado por una guía que deba ser el ordenador de todo norma que riga la moral y las buenas costumbres de una sociedad; esto es malo por donde se lo vea, ya que no puede ser posible que, bajo la visión de una persona, se asuma como real la situación de la realpolitik que deba existir en toda sociedad políticamente organizada, con instituciones y tipos de comunicación como el derecho o la economía, deban estar dirigidas por el tema religioso, que si bien como un regulador de conducta (Cuando un individuo no comete un crimen puede decir esto: "a mi no me importa ir a la cárcel, pero no lo hago por temor a Diosito) es fundamental en el desarrollo de todo un andamiaje cultural (Y que en el Ecuador supera de lejos ese tipo de situaciones), no implica que deba el individuo asumirlo como una opción valedera para evitar resolver "sus" problemas cotidianos como medio para evadir su responsabilidad frente a aquellos o aquellas las cuales trabaja en función o dependen de una u otra manera en cualquier hecho y en cualquier rol o estatus en la cual se encontrarán él o aquellos o aquellas mencionadas en cuestión. La espera de ver a las ovejas guiadas por el pastor no es síntoma de avance, sino de retroceso.

Es imperioso saber que la religión como ente civilizador ha cumplido un papel muy cuestionado, pero ese cuestionamiento basa en el hecho de que, por ignorancia o mala fe, sus preceptos estén dados bajo el la premisa de defender una identidad política interna que desarrolla todo un engranaje que sostiene una doctrina: el Cristianismo tiene su base teórica en el pensamiento político de Agustín de Hipona (Quien fuera Padre de la Iglesia), la cuestión de la expansión de la religión en mención con los Concilios de Nicea en el 325, Constantinopla en el 381 (Donde se ratificó los acuerdos de Nicea y también en el 553 se convoca a un Concilio ecuménico) y el convocado en Éfeso en el 431 (también ecuménico), concilios que sustentaron la base de la "Patrística" y el pensamiento de San Isidoro de Sevilla y de Santo Tomás de Aquino.





Fuentes:

- Síntesis histórica del pensamiento político de Tomás Mancheno Avilés, páginas 137 a 154.

- Historia Universal, La Alta Edad Media y el Islam, tomo 7, La expansión de la religión cristiana, capítulo uno, páginas 16 y 17, Editorial Sol 90, 2004.
Publicar un comentario