lunes, junio 07, 2010

DE LA "HINCHADA FANATICA" A LA HINCHADA "PÚBLICA": SOBRE LO ACONTECIDO DURANTE EL PARTIDO DEPORTIVO QUITO VS BARCELONA S.C.


Como es sabido, el valor de las entradas elevadas de una manera injustificada e irracional por parte de la dirigencia del D. Quito se sabía con antelación (Antes del partido que el Barcelona jugó en Manta con equipo local), lo cual motivo una avalancha de comentarios que surgieron en particular en la web, que se convirtió en el instrumento fundamental para expresar las voces de inconformidad y rechazo ante tal atropello que se estaba cometiendo.

Sé que el presidente Maruri expresó también dicha elevación sin razón de las entradas (cuya general costaba 15 dólares y mi conocimiento se dio por la prensa escrita), la cual no fue acogida ya que, si bien es injustificada dicha elevación, los dirigentes de los clubes y equipos de fútbol en cualquier lado pueden poner lo precios que decidan poner, sin embargo, se toparon con una hinchada que, si bien podía haber pagado su entrada (esto no justifica la elevación), consideró exagerada, ya que, por un lado, la dirigencia del equipo quiteño no consideró que en lo que se denomina "general" van los que se consideran "pueblo", ¿Acaso en esta localidad van aquellos o aquellas que tienen capacidad económica de poder pagar hasta la entrada a palco o los abonos a suite?; por otra parte, la hinchada del equipo guayaquileño encontró mejor forma de rechazar esos valores: no entrando al recinto deportivo. Se toparon con la realidad los dirigentes quiteños. Todo el año Barcelona a estado expuesto a sinnúmero de cuestiones que algunos clubes (particularmente de Quito), han tratado de sacar provecho por lo que se considera es la "mayor hinchada del Ecuador", pero cuando este equipo trata de sacar por lo menos para su taquilla en su localidad, han buscado argucias como la de la famosa botella en un estadio (después fue un pedazo de hielo), para perjudicar al equipo en cuestión; razonadamente, la hinchada del equipo guayaquileño pudo haber pagado la entrada (como bien dije), y eso queda al libre albedrío de aquellos que consideren así; lo concreto del caso es que el hincha dejó (ya sea por lógica o por cuestiones de bolsillo), su fanaticidad, para trasladarse al plano del "hincha público", aquel que asiste a cualquier escenario deportivo para poder disfrutar un espectáculo deportivo, ya que por eso paga y se le debe dar el crédito del caso.

Finalizando este comentario, debo felicitar ante tal acción que debe ser tomado como referencia paras posteriores atropellos que pretenda hacer algún club o equipo deportivo, ya que el público no tiene porque pagar, de su bolsillo, las deficientes administraciones y pésimos manejos financieros de terceros. Nosotros cumplimos, que ellos cumplan a cabalidad con su trabajo.
Publicar un comentario