miércoles, agosto 06, 2008

LA TRAMPA DE LA POPULARIDAD.

En mis conversaciones con mi hermano mayor (a veces pienso que él sabe más de temas sociológicos que yo aunque no tenga las herramientas para poder darle forma a sus idearios), el me hizo recordar la película "Hombre en llamas" en donde actúa Denzel Washington, en donde interpreta a un ex soldado de la milicia estadounidense, y presenta los papeles para ser guardaespaldas de la hija de un señor que es millonario (que lo interpreta Marc Anthony); este, cuando ve el gran curriculum ex militar, que incluía ser parte de las fuerza especiales y trabajo en zonas de guerra, le pregunta cuál es el secreto de todo esto, a lo que el personaje que interpreta Washington le dice: soy alcohólico.

Aunque que esta fuera del tema, con mi hermano hemos sacado algunas conclusiones sencillas y bastante prácticas, especialmente en lo referente a los gobiernos de Evo Morales de Bolivia, Hugo Chávez de Venezuela y Rafael Correa de Ecuador, con los casos de Perú de Alan García y Michelle Bachelet de Chile.

¿Porque estos últimos gozan de baja popularidad y tienen un nivel de vida mejor que los primeros? El hecho es que a veces estos últimos como no hacen tanto "ruido" no se los toma en cuenta, entonces el nivel de vida de esas personas esta bien; puede ser que exista una que otra revuelta o algún paro que se da, pero eso es muy normal, ya que hemos llegado a ver que la oposición es como la competencia: tiene que existir para que exista una diversidad y la población puede escoger cual opción elegir; pero en los primeros hay una alta popularidad de parte de ellos, especialmente de Chávez y Correa: sus séquitos van con ellos, con acogidos por las masas, ellos se ensañan contra el "status quo"...como buenos redentores al final; pero su economía esta lenta, desacelerada, las inversiones privadas son pocas (en Venezuela es casi nula, y eso que es un país grande), entonces, ¿Cuál es el secreto?, el secreto radica en el mal manejo de el área económica, estos gobernantes son muy reconocidos, todos los ven, pero no precisamente por su excelente trabajo gubernamental; se dirá que mucha gente se ha beneficiado de sus planes de gobierno, pero estos planes son clientelares y responden únicamente a las elecciones del momento (Chávez esta en un momento de "mutación política" debido a la elecciones regionales de noviembre y Correa esta en plan de incrementar más su presencia en los medios para que la población dé el visto bueno a su proyecto de Constitución); talvez se dirá que también o hagan los que no son demagogos, lo hacen, pero claramente pensando en el futuro de las generaciones de personas, en la cual esta el futuro de dichos países en donde el nacionalismo no es el pan de cada día.

La popularidad es como una espuma que sube y sube, pero cuando las burbujas de aquella empiezan a desaparecer, tienden a volver a la realidad, realidad que, lamentablemente, es dolorosa para los más pobres, que siempre terminan pagando el máximo costo de los clientelismos políticos, que tanto daño hacen a Latinoamérica.



Fuentes:


-Diario El Comercio, El caso Alan García de Jorge Rivadeneira Araujo, página 12, primer cuaderno, Quito, domingo 3 de agosto del 2008.


-Diario El Universo, Alan García, la paradoja de ser impopular y a la vez exitoso, página 18, sección Mundo, domingo 3 de agosto del 2008.

Publicar un comentario