sábado, agosto 16, 2008

UNA MEDALLA DE PLATA...Y LOS MALOS USOS EN LA REALPOLITIK.

Antes de escribir esto, tengo que decir que a mí me gusta ser bastante escueto, ya que me gustaría que los que lean pueden comprender en un porcentaje mayor al 90% de los expresado, ¿Porque?, porque es bueno que lo que uno emite en la escritura sea algo que supere los límites seculares (aunque no aspiro a ser un Rousseau, un Weber o un filósofo como los grandes), pero si ser un ente de manifestación de lo que se ve y se siente en el día a día; además, mencionando que a mí en lo escrito me gusta usar términos sencillos, no científicos ni mucho menos, ya que a veces se apela a los cienticísta para tratar de lograr mayor gusto de lo que se lee (aunque cuando toca, se debe serlo, no cienticísta, sino manejar los términos adecuados, ya que me preparo para ser sociólogo), ni tampoco ser demasiado popular, sino ser "normal", ya que no me gusta un escrito ni demasiado científico (a veces muchos pecan de cienticístas) ni muchos menos demasiado populachero.

Ayer, 15 de agosto del 2005 en Beijing, China, Jefferson Pérez nos dio otra medalla, esta vez la de plata, que, sumado a la de Atlanta de 1996, ya son 2 (aquella vez fue la de oro), pero, ¿Que pasa en el aspecto político?, Pérez dijo que ya no sabía si esa era la bandera (la que mostraba allí), y que ojalá no nos confisquen la lengua. ¡Qué dolor de real! la crítica es ácida en momentos cuando el Ecuador se apresta a decidir sobre su futuro el día 28 de septiembre del año en curso, cuando se ratifique o no, la Carta Magna ¿Aprobada? en Montecristi.

Que importante es hacer memoria histórica y saber que durante la segunda vuelta electoral del 2006 (la primera de parte de Correa solo constaba como su propuesta-y única- la Asamblea Constituyente-), Correa se apoyó de sectores que hoy crítica y que lo lanzaron a la presidencia: Los medios de comunicación, la Iglesia Católica, el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot y Jefferson Pérez. Este señor se reunió con todos ellos, no recuerdo el orden de reunión (mentiría flagrantemente si lo hago), pero lo que sí sé es que cuando la Iglesia se reunió con él, se negó (bien después) a reunirse con Álvaro Noboa, por el simple hecho de ser rico (es mi criterio, aunque se sabe que así es), hoy hasta le dice Correa a ellos "curitas pelucones" ¡Que hermoso es el juego de la realpolitik!

Los medios de comunicación es tan especial que lo que vi no tiene precio: TODOS los medios estaban prácticamente contra Noboa (de hecho había pensado que si Noboa ganaba era virtud de él), pero lo flagrante del caso es cuando Ecuavisa "hacía propaganda a favor de Correa" atacando a Noboa cuando se veía las imágenes de cuando se lanzaban funditas de arroz y todo ese paquetito de cosas que daba Noboa, todo por el simple hecho de una pelea personal que Xavier Alvarado, dueño de Ecuavisa tiene con Noboa sobre un asunto de el hermano de ex candidato presidencial. Hoy dichos medios están pagando su arrogancia con los ataques del actual mandatario ¡Que hermoso es el juego de la realpolitik!

Lo de Nebot es un cuento especial, él pensaba que reuniéndose con Correa iba a tener tranquilidad en el área municipal, especialmente en su defensa a las autonomías, hasta el día de hoy, desde que Correa es presidente, tienen una disputa especial que le hace daño al país, y el gran perdedor (porque en estas lides no hay ganadores), siempre es el más pobre, quien vive de la esperanza y termina engañado con sus sueños en el piso y la realidad a cuestas. Y pensar que Nebot no se reunió con Noboa por cuestiones ideológicas... ¡Qué lindo es el juego de esta realpolitik criolla!

Jefferson Pérez se dio cuenta que fue usado, y lo digo tal cual es, ya que una vez que se reunió con Correa, este había dicho que no se reunía con gente que regalaba funditas de arroz y de quaker, ¿Acaso atacó a alguien?, por supuesto que no, el hizo lo que parecía correcto, es más, debía haberse reunido también con Noboa para poder conocer su postura sobre qué es lo que deseaba para este país, seguramente Noboa le habría dicho que el país saldría de la crisis en 10 años a base de trabajo y trabajo (lo cual compartí rotundamente), pero el hecho de considerarse el mesías, el enviado, se lo renegó desde todas las esferas públicas. Hoy vemos lo especial que es este tipo de cuestiones que han sido positivas (en este torneo de realpolitik), sin embargo, espero que los ciudadanos piensen bien cuál es su voto para el día del Referéndum, no sea que sean parte de esa realpolitik, la cual no es buena ni saludable para una democracia.
Publicar un comentario