martes, octubre 21, 2008

LA RELIGIÓN DE LA RACIONALIDAD: LO PRIVADO EN LA OPINIÓN PÚBLICA.

¿Puede ser posible un segmento de "público" que tengan la capacidad racional de determinar (y concebir) la opinión hacia los derroteros que realmente sean los adecuados de acuerdo a los intereses de la gran mayoría? Pienso que sí.

Dentro de cualquier sociedad donde existe la capacidad de la ciudadanía a decidir entre lo correcto y lo fácil, es primordial que dentro de la opinión pública existan grupos que, con la "epistéme" necesaria para poder dar un criterio valorativo y válido (aquel que sirve y se sostiene con argumentos), y no aquel en donde la "doxa" sea la mayoría y se dé por el hecho de saber algo por simple conocimiento lógico; el desarrollo de este sector "privado" dentro de lo público en la opinión genera un conjunto de "esferas públicas", entendiéndose esta como el lugar en donde se generan los debates, como las arenas de lucha y donde se intercambian ideas que sirvan para poder moldear una Sociedad civil mejor preparada (de esta Sociedad civil trataré de hablar en otro tema con un poco más de detalle en base a la Constitución Política ecuatoriana del 2008), y esta se fortaleza como un contrapeso del Estado (Peter Burke, Historia y Teoría social).

Al hablar de lo "privado" en lo público dentro de la opinión, también me refiero a un conjunto de elementos que sirven como base dogmática que sustente la opinión convertida netamente en "epistéme" y que constituya un forjamiento de ideales que se sustenten en hechos y no en simples palabras que solo se dan generalmente en las tarimas, más cuando estas si son de conocimiento de ese "privado" dentro de la opinión pública, pudieran servir para engañar y dar cualquier leguleyada, el cual muchas personas son engañadas, incluso dentro del mismo sector privado de dicha opinión; adicionalmente, es importante resaltar que dicha sección de la opinión pública se sustenta en una demanda social de la misma opinión pública, valga la redundancia, ya que el "epistéme" no surge solo porque sí y nada más, sino que se basa en un sentido común innato de la opinión mayoritaria que da una opinión general, pero que es esa parte de lo "privado" que lo canaliza, y ejemplos hay por montones: cuando un periodista va y le pregunta a 10 personas sobre un tema económico le dirán que está bien, que está mal, que sigue así o qué sé yo; pero cuando este periodista va donde un economista, un entendido de la materia, este guiará dicha opinión, canalizándola correctamente en el derrotero que sea el indicado; así se da en todos los casos. Como he dicho, ese sector de lo público es lo principal para la opinión de la "epistéme", sino no existiera la lógica racional.

Ahora bien, ¿Como se canaliza esa opinión cuando no se tiene la herramienta adecuada?, tal vez es importante señalar que los medios de comunicación masiva tienen un rol sumamente importante en saberla canalizar, ya que siempre, cuando una opinión desde el sector de lo privado se da en cualquier espacio de dicho medio (sea en bitácoras, en entrevistas, en editoriales de opinión), estas se transforman en una especie de "guía" que dirige y suma a un conjunto de personas a dar su opinión sobre esa "realidad" concebida desde esa perspectiva, que es muy normal, ya que el fundamento principal de una persona que tiene la "epistéme" -y es parte de lo privado de la opinión pública- quiere cierto grupos de personas que se identifiquen con él o ella, y que además sean de la misma línea de pensamiento (es claro decir que no todos piensan igual), pero tienen ciertas "opiniones lineadas" sobre x o y tema, que al hacerla y aplicar la lógica de la proporción geométrica, se multiplican, y un ejemplo es el del Eco. Rafael Correa, que es el actual presidente del Ecuador. Él supo direccionar - con la ayuda de los medios- a una tendencia de izquierda que lo catapulto al poder, y no solo eso, sino que estuvo sintonizado con la necesidades de la gente que lo apoyó (y sigue apoyando), tal vez no en la misma medida, pero esa corriente se sigue sosteniendo porque la lógica natural de la mayoría se sienten identificados con él por el hecho de que dio justo en el blando del inconsciente dicha mayoría, que rechazaba el congreso, la partidocracia, a los "pelucones", ect.





Fuente: Peter Burke, Historia y teoría social, segunda edición, 2007, Amorrortu/editores.


Publicar un comentario