viernes, febrero 13, 2009

LA EDUCACIÓN NO FORMAL DE LOS CIUDADANOS Y SU ÁMBITO EN LA RELACIÓN SOCIEDAD-POLÍTICA.

Lo que uno concibe durante exámenes...

Como se sabe, el estado conocer - comunicar - transformar - evaluar - conocer tiene como objetivo fundamental el desarrollo del individuo, que no lo es todo ni de principio ni de fin; también sabiendo que el desarrollo es un proceso claramente pautado de acuerdo a normas de conducta dentro del proceso de socialización en la cual esta inmerso el individuo de acuerdo a la cultura dominante de la Sociedad en la cual vive e interactúa. Este estado que se ha señalado también genera en el individuo la capacidad de globalizar un todo de acuerdo a sus experiencias, que son el aprendizaje de lo que ve o hace; el conocer implica que se comunique, que se transforme, se evalué y siga desarrollando su propia etapa, sin ser esta cíclica.

Como se ha establecido esta pauta ya generada, ¿Qué relación pudiera haber con el ámbito sociopolítico?; como se sabe, la política tiene como elemento fundamental el estudio del poder, entendiéndose este como el conjunto de elementos y/o recursos estratégicos que le permiten a un individuo estar en una determinada posición dentro de la Sociedad; este poder, dentro de la jurisdicción Sociedad, y junto con el estado mencionado, genera dentro de un conglomerado la capacidad de discernir y de establecer una polifuncionalidad que, dentro del mismo marco social, le permite a los individuos a acceder a varios beneficios que tienen que ver con su satisfacción de todos o algunos de los más elementales fines que existen en la vida; la sociedad es así, ya que nunca se podrían asociar personas que siempre estén en conflicto, no porque no se den, sino porque el mismo también es parte del proceso de sostenimiento y hasta del fortalecimiento del sistema estructural al cual esta la sociedad, y en eso mucho tiene que ver con la transformación, ya que el individuo, conociendo y comunicando (aunque este último está en todos los fenómenos que se dan en la sociedad, no los define y muy probablemente no los conceptualiza, ya una imagen puede decir más de mil palabras, pero un millón de imágenes no pueden dar un concepto) (Sartori 1997), le permite al individuo generar esa transformación requerida para permitir que la Sociedad en la que vive pueda desarrollarse (o seguir desarrollándose); y desde ese enfoque, el evaluar todo lo hecho implica todo lo anterior y saber que esta bien o mal.

Dentro de la estructura social, la interacción de los roles sociales que un individuo (uno solo), puede ser fundamental, ya que el poder, aunque no solo se ejerce desde uno, ese uno puede generar cambios fundamentales para el beneficio del colectivo; ese ámbito Sociedad - política tiene que ver fundamentalmente con la idea de usar estratégicamente lo que se tiene al alcance (ese es el objetivo esencial del poder), para que, dentro de dicha estructura social, le permitan a los individuos (ahora sí en plural), generar críticas que solidifiquen la estructura social en mención (ojo, no petrificarla) y darle los cimientos que le permitan a dicha relación Individuos - poder (como debe de ser dentro de la lógica natural), un progreso en el cual, ellos mismos sean lo beneficiados; y aunque se critique la educación tradicional (esto como crítica dada desde la observación y la misma participación), se diga que es rígida y hasta anticuada, pero no hay otro pilar en donde se generen las ideas de pensamiento fundamental para que el estado mencionado al inicio se desenvuelvan con mucha más cienticidad (aunque esto debe ser agregado con el conocimiento de a pie), y sea la base fundamental de la Sociedad, ya que para mí, al igual que muchos, concibo como ideal a una Sociedad que tenga la capacidad de discernir entre lo que le conviene o no, entre lo bueno y lo simple, lo correcto y lo fácil, y lo más importante es que dicha Sociedad, librepensadora y autocrítica, no ponga sus destinos en manos en ídolos, en "mesías y redentores" que daño hacen para el desarrollo de dicha Sociedad.





Fuente:

Giovanni Sartori. Homo Videns, la Sociedad telediriguida. 1997
Publicar un comentario