lunes, agosto 24, 2009

LA IRRACIONALIDAD DE LA CUESTIÓN "B" DE BARCELONA S.C Y SUS CONNOTACIONES SOCIOPOLÍTICAS CON RESPECTO A LA EPISTEME DEL PERIODISMO DEPORTIVO.


Es importante manifestar que la cuestión de Barcelona S.C es delicada en el ámbito futbolístico, ya que su rendimiento es normal, pero pierde puntos valiosos, como los dos puntos perdidos ante El Nacional de Quito en día de ayer en el estadio Monumental "Banco Pichincha"; pero sus connotaciones son varias, en muy particular en lo social y lo político, ¿Que tiene que ver la opinión dada desde las tarimas periodísticas con respecto a este tema delicado? Y menciono delicado, ya que se habla desde el simple insulto del hincha que va al estadios (cosa no nueva, pero aunada por los resultados dados en los últimos partidos), hasta amenazas y "muerte del fútbol" si Barcelona desciende (prefiero ser mucho más escéptico en esto).

Socialmente hablando, la hinchada anda "con los nervios destrozados" y, en esa ira provocada por los malos resultados (de arriba hacia abajo y viceversa), se genera un conflicto entre los mismo barristas que, dados los acontecimientos futbolísticos, se están cuestionando hasta su misma permanencia en el estadio; también mencionan el hecho de que, desde las tarimas deportivas, se cuestionan los hechos de que la opinión dada por los mismos periodistas, sea no válida, hasta se mencionó (en un caso particular), que dejen de dar opiniones que "atenten" contra la estabilidad en la serie A de Barcelona, ¿Como es posible tal irracionalidad? Se entiende debido a que un sector de prensa deportiva cuestiona al Barcelona su rendimiento, hasta se menciona que "no vayan al estadio" como castigo por los malos resultados, aunque siempre se mete a todos en el mismo saco (en estas situaciones, los gatos son pardos), es censura, ya que si tú tienes razón en el sentido de saber contextualizar los hechos y eventos del momento con los ya pasados, la opinión especializada no es culpable de los malos resultados; dicen algunos que los que comentan no están en la cancha o no están dirigiendo, por supuesto que ellos no están dirigiendo, pero no se puede "oficializar" la opinión dada desde las tarimas del periodismo (salvo aquellos que no fundamentan las cuestiones del futbol, en particular caso), ya que la opinión especializada (epistéme), es aquella que genera muchos más contextos y analiza de manera calculada, los errores y hasta los mismos aciertos dados por el equipo (sin defender o atacar a la dirigencia que, dicho sea de paso, no debería renunciar en esta situación); entonces, ¿Como explicar los sentimientos de la hinchada? pregunto, ¿Se puede hacer eso?, obviamente, ante tremenda situación, hasta el fútbol puede "morir" (Falso por donde se o vea, ya que, aunque Barcelona descienda, el fútbol no se detendrá, ya que es un fenómeno social) y hasta los negocios quebrarían, aunque esto puede ser mucho más delicado, ya que mucha gente puede perder sus trabajos por esto.

Políticamente hablando, ¿Quien gana o pierde en este escenario? Algunos reclaman que es el Municipio de Guayaquil, liderado por un partido político conocido, sea la gran perdedora, ya que la actual corriente ideológica que rodean los hechos permitan que las actuales directivas que están al frente del Estado Ecuatoriano aprovechen la situación para manejarla a su disposición, no se debe olvidar que hay una pugna política por el poder en Guayaquil, que todavía no se ha logrado dirimir, y el espacio llamado Barcelona pudiera ser (digo), un pilar fundamental en esto, ya que algunos mencionan el hecho de que si una persona x hace una excelente labor como presidente de Barcelona podría ser candidato a Alcalde de Guayaquil (Algunos mencionan hasta la Presidencia de la República). En este posible evento, las masas podrían hasta dar la espalda al poder local, ¿Quién pierde? Los que han manejado mal todo este escenario al cual se ha llegado; además es impensable la reacción de las personas ante un posible descenso de Barcelona...

Lo positivo: Parece mentira, pero todo esto que está ocurriendo podría tener cosas positivas: desde el abaratamiento de los costos de entrada al estadio, hasta la "repopularización" del Barcelona (Se menciona que este equipo podría volver a tener hinchada "de sus raíces"), pasando por el estirpamiento de una casta política que le ha hecho daño al Club -ya que se lo ha usado como trampolín político- hasta la misma transformación del club, también se podría motivar un campeonato B en la cual los clubes que lo integran tengan taquilla (en sus localías por su puesto) y el mejoramiento de la calidad de ese minúsculo grupo de periodistas deportivos que, ante el desaparecimiento del Barcelona de la máxima categoría, modernice, desde su "epistéme", sus análisis, ya que no es posible que ese minúsculo grupo siga incitando al odio de la regiones solo por el hecho de que determinado grupo que dirige la Federación Ecuatoriana de Fútbol este logrando algo (aunque también se debe dar cambios, ya que la etapa de la misma a llegado a su fin), o, en el mejor de los casos, que desaparezca dicho sector periodístico que en nada a aportado al fútbol  más que a crear fricciones en una forma risible (tal ficción solo se da por la ingenuidad, ya que creen que las masas "piensan"); por lo demás aspiro realmente que este club no descienda, aunque como siguen las cosas, la esperanza es lo único que no debe perderse, ya que en el terreno del juego, hasta el contrario tiene la esperanza de no perder, o hasta de luchar por liguilla o no descenso.

Por último cuestiono este sistema de fútbol inentendible, ya que se premia a la mediocridad, ¿Como es posible que sigan pensando en pequeño, sin ver que, al terminar la primera etapa, 4 equipos están clasificados y en esta prácticamente se juegue a media llave?, por demás está decir que los resultados están a la vista: estadios que dejan mucho que desear (desde el estado de la cancha hasta su nula concurrencia); tampoco es creíble pensar que el sistema se lo hace para evitar que el campeonato no termine rápido debido a que algún club, en particular Liga de Quito, gane antes de fecha el campeonato, ¿Qué culpa tiene este equipo de que no logren reforzarse bien los otros?, se perjudica el rendimiento sostenido con ese pretexto (es mi criterio), ya que, si por ejemplo, se hiciera un campeonato único de ida y vuelta (como en la mayoría de ligas europeas, por ejemplo), incrementando el número de equipos y en el que el ganador de la primera etapa y el segundo, por ejemplo, vayan a la Copa Sudamericana y, al terminar, el que quede primero es campeón de la Copa Nacional, el segundo vice campeón y los 2 primeros vayan a la libertadores y el tercero al repechaje, ¿Tan complicado? Sí hay intereses, pues deben ser fuertes, porque de lo contrario no se explica la irracionalidad (que toca la estupidez) de este campeonato. Como digo, se premia la mediocridad.

Publicar un comentario