miércoles, abril 22, 2009

IGLESIA CATÓLICA, CONDONES Y FERNANDO LUGO

Seré honesto, me causó gracia todo lo sucedido en estos días en Paraguay, no en tono de burla, sino por el hecho de como se han dado el caso de la paternidad del actual presidente de dicho país con respecto a su situación de Cura; no es grato pensar que tal vez tenga mas hijos o hijas los cuales no se reconozcan, lo lamentable, en última instancia, es la hipocresía de como se sigue manejando la estructura dogmática de la Iglesia Católica con respecto a el uso del condón.

Muy interesante es saber que esta institución pregona a los 4 vientos el no uso del condón ya que, según las suposiciones de los que están al frente, la abstinencia es la única vía fiable y real de no contraer SIDA, sin embargo no cuenta que el uso de dicho anticonceptivo no solo sirve para evitar el contagio de esta mortal enfermedad, sino que ayuda a planificar de manera sana la vida de pareja, que con la ayuda de estos se evita tener embarazos no deseados (que en el mundo lamentablemente existen), y que parece que el señor Lugo no los uso debido a su condición de "célibe".

Algo mucho más grave es, desde mi punto de vista, que no se ha tocado: el poder real que tiene un integrante de la Iglesia Católica con respecto al ciudadano común.

Como es sabido, los curas son un referente de moral para muchos sectores a los cuales están ligados, representan pulcritud ante ¿el rebaño? que están dirigiendo y, bajo este precepto, en no permitirle la Iglesia Católica la oportunidad de que estos tengan hijos les crea un imaginario en la Sociedad en la cual están de que son "superiores", como por encima de un ciudadano común; este, como usted o yo, puede tener hijos, hacer familia, o sea hacer algo "normal" de su vida, pero ese hecho de que los curas tienen por la sotana les granjea un grado de poder, tal que incluso existen referencias de que en determinados pueblos no se puede ni siquiera tocar a un cura, ya que se te viene dicho pueblo encima, ¿Es normal que un ser humano no pueda procrear, aún si este se afilia a alguna institución que se dice ser sagrada?, ¿Porque la Iglesia Católica sigue con esas ideas arcaicas y no se adapta a las nuevas formas de convivencia social, evitando lo que sucede en Paraguay?. En Ecuador el escándalo no ha llegado a tal grado, ya que en la Provincia de Bolívar, en el Cantón Echeandía, donde el señor Lugo ejerció su papel de cura, no se ha descubierto que tenga algún vástago abandonado a su suerte, y si, por cosas del destino sucediera, eso no se conocerá, tal vez si se divulga, pero en comunidades donde el respeto a esta Institución religiosa es tal, es preferible callarlo antes que darlo a conocer, para evitar la "vergüenza", esas son las vías fáciles ante dicha coyuntura.
Publicar un comentario