jueves, mayo 28, 2009

EL ABUSO DE LA LEGITIMIDAD DE UN GOBIERNO O COMO "SANEAR" A LA OPINIÓN PÚBLICA DE LOS MEDIOS PARA HACER CRÍTICA DE EL PODER POLÍTICO.


En el diario El Universo del día martes, 26 de mayo del 2009, salió un tema que interesa mucho, ya que trata sobre los medios de comunicación.

El señor Chavez, presidente de Venezuela, extendió sus cuestionamientos a la prensa al mostrarse dispuesto a apoyar la propuesta de Ecuador de crear una instancia regional para que "defienda a los gobiernos de los abusos de la prensa".

Bastante interesante la propuesta (que solo quedará seguramente en eso), ya que ni siquiera el presidente de Bolivia, Evo Morales, es tan fatal para sugerir la inocencia de los gobiernos (cualquiera), de la defensa que, en el ojo del presidente venezolano, debe hacer una institución a los ciudadanos de los gobiernos; son los medios quienes, en su deber elemental, deben informar todos los acontecimientos que los gobiernos realizan; eso es legítimo, lo ilegítimo es quitarle el contrato tácito que la ciudadanía hace con los medios, con el único afán de conocer por el uno, e informar por el otro; la preocupación real es que se censure, como se hace en el Ecuador con el famoso seguimiento de contenidos a los medios por medio de instituciones gubernamentales; o el de amedrentar, como en Venezuela, a cerrar un canal, en este caso Globovisión, la última tarima que ese país tiene para conocer los actos de corrupción que se dan en dicho país.

¿Se pretende "sanear" a Ecuador y América Latina de una supuesta prensa corrupta?, más bien sería sanear a gente que tiene dudosa capacidad de gestión y ha sido cuestionada públicamente, antes de censurar (la palabra real y correcta y no eufemismos), a los medios que informan cada día de todos los atropellos que se dan en el Ecuador, desde la manipulación de la gente, hasta el abuso de la propaganda en los ¡mismos medios que quiere censurar!.

Chávez, en su ya clásico papel de redentor latinoamericano, ha declarado que como la Organización de Estados Americanos tiene una comisión de Derechos Humanos, Sudamérica debe impulsar una "comisión de medios de comunicación y libertad de expresión de nuestros gobiernos, de nuestros pueblos..." Así, con esas ideas, los gobiernos militares en la década del 70 crearon el "Plan Cóndor" para eliminar a todos los "subersivos" que en ese tiempo andaban en Sudamérica, aunque la cuestión es que este señor trata de cuestionar los Derechos Humanos desde su accionar, o, ¿De que libertad nos habla, si tiene amedrentado a sus enemigos políticos? Prensa burguesa, llama este señor, a esa prensa que cuestiona y denuncia todo acto de corrupción, pero serían otros si aplaudieran sus acciones.

Lo preocupante es la intromisión clara que este señor hace, ya que dice que "tendrá todo el apoyo de Venezuela en su lucha interna contra este fenómeno social que ya raya en la locura del fascismo, pero crudo, abierto, descarado, cínico". Qué alguien dé clases a este señor sobre Ciencia Política y le enseñe que es el fascismo, y que significa...

Este asunto es delicado, ya que, como bien se sabe, nada es perfecto, pero cada día la prensa tiene el objetivo elemental de informar, ya que no se puede esperar los boletines gubernamentales que se leen en los medios de gobierno, ya que públicos no son, en ningún lado existe lo público en medios gubernamentales, estas son solo extensiones del poder político que, de una u otra manera (y tratando de esconder sus actos de corrupción), ataca, como león herido, a aquellos que sí tiene la capacidad real de informar a los ciudadanos que tenemos todo el derecho de saber que hacen con los bienes de la misma ciudadanía; seguramente algunos que apoyan a esos señores han de estar de acuerdo con ellos, pero no olviden que el falso dilema hace que unos estén con aquellos que no están de acuerdo y los otros; recordando además que mañana pueden estar en el otro lado de la orilla, y que también ellos deben apoyar la libertad en todas sus formas, sino dejaríamos de ser demócratas, y pasaríamos a ser simples marionetas guiadas por el poder político, que tiene por obligación social dar a conocer a la ciudadanía de sus acciones.
Publicar un comentario